• EL LUTIER Y EL COACH

    Este verano coincidí con un lutier que disfrutaba de un mes completo de vacaciones, según él “para descansar y recuperar la piel de las manos y descansar la vista”. Sus manos eran delicadas pero curtidas por años de lija, barniz,…